LA VIRTUD DE LAS HIERBAS


Fragmento del Libro Brañaflor, escrito por Manuel Llano y publicado en 1931.

Ortiga
"Todas las enfermedades se curan con hierbas y con rezos. Una güena cataplasma de romero mezclau con ceniza de astillas de roble cura la punta de costau pa secula seculorum. Los celos se alivian con endrinas verdes y las malas intenciones con unas rociás de agua bendita en el lau del corazón...
Crepitan los leños en el lar, bajo la caldera de cobre añejo. Hay ollas de barro bermejo, de barro verde, de baarro amarillo sobre un arca venerable de nogal.
Por el boquerón de la tronera entran las últimas luces del día. Van quedando solas las mieses y las brañas, los agreos y los huertos...
Tío Basilio nos mira sonriente...sentados en un banco duro de cajiga apeñascada, escuchamos la voz cascada del pícaro viejo. Acento hórrido o dulce de la tradición que lo mismo desciende a los abismos que se encarama a las cumbres. Voz de los siglos y de las edades, de las cavernas y de los palacios..de los vientos y las aguas, de la nieve y del fuego...
Tío Anselmo es saludador y curandero. Ha llenado las alforjas de hierbas y de raíces, de flores y romeros. Sartas de ajos colgaron de su cuello y hojas verdes y secas colmaron sus bolsillos.
Regaliz
Mi madre me enseñó estas habilidaes de los saludaores. Los secretos jueron pa mí más claros que el agua limpia del ríu...Tanto cener y cerner, el ceazu bailó solu, como una peonza de las más bailadoras. Y así aprendí que la envidia se cura con escajos machacaos y la malenconía de las mozas con cortezas de limón y vinu vieju. También aprendí que las leluras de las solteronas se aplacan con unas friegas de hojas de acebu en el mesmu espinazu y agua de nieve en la cabeza, cuando están durmiendo. No hay medicina mejor pa los mareos de los viejos, muy reviejos que las natillas y los güenos vasos de vinu dulce.
Algunos se ríen de la virtud de las hierbas, y yo digo que esa es la risa de los lelos. Las medicinas se jacen ni más ni menos que de hierbas y de raíces, que con el ajetreu de los morteros y de las boticas pierden las juerzas que tienen recién arrancás. Mire usté: no hay cosa mejor pa curar de raíz el mal del reuma que una güena friega de ortigas verdes, de las más ásperas. Pero hay que apretar sin duelu ni compasión, como aquel que está fregando un pucheru. El resultau no pue ser más güenu...
¿Usté no sabe lo que son las uvas de perru...? Una güena frotación de uvas colorás de perru aplaca los dolores de las caderas...también son muy güenas unas cataplasmas de ceniza metía en agua hirviendo...
Uva de perro o zarzaparrilla
Digan lo que digan, los costipaos se quitan con un cocimientu de regaliz. También suelen quitase con cocimientos de malva...hay una hierba que se llama la carqueja, naz en los puertos y es apaecía al escaju. No crea que abunda esta yerba. En el cuetu de la Concilla hay algunas...pos esta yerba se cuez y con los vahos de quitan los dolores de la cabeza y de las muelas...Y no digamos na de una yerba que se llama la celedonia. Estas yerbas echan un agua a juerza de exprimilas que dejándola caer en las heridas, las curan al pocou tiempu. 
Si a usté alguna vez se le quitan las ganas de comer, cueza un pocu de junciana y beba el agua del cocimientu a trechos. Es muy amarga, pero güelven las ganas de comer con más juerza que antes. También es güena una coci´n de sanguinaria que echa una flor encarná.
La lobera es una yerba que también echa las flores colorás como las rosas. Cocía con vino es lo más a propósitu pa que las cortaduras no cierren en falsu. Estas hierbas las hay en las brañas de Carraceo..."
Brañaflor. Manuel Llano. 1931.

Hidrolato de eucalipto


Hidrolato de eucalipto                                         

PROPIEDADES DERMATOLÓGICAS: TÓNICO FACIAL Y OFTÁLMICO

Purificante y estimulante, es ideal para pieles con problemas. Su poder calmante y refrescante, hacen de él un excelente alivio para los ojos irritados, tratando orzuelos y conjuntivitis.
Es Antibacteriano, purifica y vivifica las pieles grasas y con problemas.
Es Antiséptico y refrescante, alivia las irritaciones a nivel de los ojos.
Es Antioxidante y estimulante. 
Adecuado para pieles maduras, piel grasa con acné, ojos irritados.

¿Cómo usarlo?

·         Como tónico facial, aplicando por las mañanas antes de tu crema diaria y/o por la noche después de la limpieza o desmaquillado.
·         Como tónico para después del afeitado y/o la depilación. 
·         Como limpiador en ojos irritados.
·         Como ingrediente para nuestra cosmética casera: mascarillas, cremas, lociones limpiadoras...


OTRAS PROPIEDADES TERAPÉUTICAS:

Activa y refuerza las funciones de las vías respiratorias y la capacidad para asimilar oxígeno en los pulmones, los bronquios y la sangre.
Activa la tiroides.
Antiséptico, ayuda con ciertos problemas oculares.
Antidiabético, participa en el buen funcionamiento de hígado, riñón y páncreas.
Estimula el sistema inmunológico.

Indicaciones: Utilizado en procesos catarrales, asma, bronquitis, rinofaringitis, gripe, dolor de garganta. Ayuda a dejar de fumar. Infecciones de las vías respiratorias. Orzuelos y conjuntivitis.

Modo de empleo:
  • En vahos e inhalaciones.
  • En enjugues bucales o gargarismos en caso de infección de garganta.
  • Algodón embebido en hidrolato sobre los ojos, 2-3 veces al día en caso de orzuelo.

EN EL HOGAR

  • Refresca y purifica el ambiente perfumando agradablemente nuestra casa.
  • Como bebida energetizante en los días fríos y húmedos a razón de una cucharadita por litro de líquido caliente (infusión, caldo...).

UNA RECETA

Desmaquillante-tónico bifásico (ideal para ojos sensibles)
Para 50 ml: 25 ml hidrolato de eucalipto, 25 ml aceite vegetal de jojoba (o cualquier otro). Mezclar en una botellita bien lavada y desinfectada con alcohol. Guardar en la nevera para una mejor conservación o echar unas gotitas de conservante.

Fuente: Achégate, Aromazone, Hidrolaterapia de Lydia Bosson.


Remedios herbales de la antigüedad útiles hoy en día



Título: Remedios herbales de la antigüedad útiles hoy en día
Autora: Palmira Pozuelo, farmacéutica especialista en Nutrición y Dietética naturista y Nutrición celular.
2016
Ed. Cydonia S.L.
261 pág.

Este libro que acaba de publicarse, recién calentito está, y que he descubierto gracias a mi gran amiga Leticia -Esencias de Liébana-, reúne en sus páginas tres de mis pasiones: la historia, las plantas medicinales y los métodos curativos. Bueno, vamos a añadir un cuarto, para completar mi admiración por él: la aplicación en la actualidad de los remedios recuperados y sus usos prácticos, todo ello con una base científica y farmacológica que deja fuera de toda duda posible, la eficacia en sus resultados, siempre y cuando se apliquen adecuadamente.
En el comentario del libro, voy a tratar de describir sus contenidos y apartados, sin descubrir todos sus encantos y sorpresas, para que os quede curiosidad suficiente para adquirirlo. El prólogo se inicia con una cita que es toda una declaración de intenciones: una frase de Manuel Lezaeta, que fue todo un personaje, adelantado a su tiempo:"La salud es el resultado de nuestros actos de cada día. No se obtiene en la consulta con el médico ni se compra en el mostrador de la farmacia"
Su autora, Palmira, también es una adelantada a su tiempo, porque ha sido pionera en diversas líneas de trabajo que hace 30 años eran novedosas. Es una farmacéutica a la antigua usanza, que se declara en contra de la farmacia comercial, "interesada e industrializada, que tantos conocimientos tradicionales sencillos, baratos y prácticos ha pisoteado".
Parte del mundo vegetal, la botánica, como fuente inagotable de conocimientos, y recorre los mundos de la cosmética vegetal, la nutrición, la dietética, la higiene corporal, la salud y el naturismo, siempre reciclándose, siempre abierta de mente, tanto al conocimiento científico como a cualquier otro mecanismo de percepción.
Su prologuista, Emilio Blanco Castro, doctor en biología, consultor ambiental y especialista en botánica y etnobotánica, señala la pasión que comparte con Palmira acerca de la cultura popular, a los que me uno, especialmente en la conservación de los conocimientos tradicionales de las plantas, de lo que tanto se habla pero de lo que tan poco se invierte ni se investiga en profundidad. Estamos dejando escapar tantos saberes...que se van muriendo con cada persona mayor de cada pueblo...
Este libro recupera saberes tradicionales, remedios herbales y los trae a la actualidad. Su intención es promover el conocimiento y la utilización de las plantas medicinales y estimular el uso de remedios herbales a partir de recetas sencillas al alcance de cualquier persona, utilizando plantas medicinales sin toxicidad, fácilmente localizables en herbolarios, farmacias, el campo o incluso en huerto, terraza o jardín.
Es un libro, tal y como se propone y consigue la autora, de fácil lectura, para lo que ha huído de tecnicismos. Tras la introducción, la autora presenta un delicioso recorrido por la antigüedad y sus hitos más señalados en el uso de plantas medicinales a lo largo de la historia. Sólo por este capítulo, el libro ya me enamoró.
La autora es tan didáctica que dedica un apartado del libro a cómo utilizar el propio libro: en su primera parte aborda temas introductorios sobre el modo de acercarse al conocimiento de la utilización de las plantas medicinales: cómo conseguir los materiales para realizar las recetas, etc. Después se analiza monográficamente una selección de remedios y plantas medicinales, empleados desde tiempos remotos.
Cada capítulo se dedica a un remedio basado en una planta, 25 en total, y comienza comentando sus usos en el pasado, con alusiones mitológicas cuando las hubiera, y aportando datos del uso actual, principios activos y estudios actuales que justifican su uso científico y medicinal: abedul, ajedrea, ajenuz, ajo, albahaca, alquemila, áloe, cardo, clavo, encina, granado, hipérico, hisopo, laurel, lavanda, melisa, milenrama, mirra, muérdago, olíbano, pino, romero, salvia, saúco y vid.
No se extiende, y se agradece, en aspectos botánicos meticulosos, ya que no es el objetivo del libro. Respecto a las recetas incluidas, ha seleccionado aquéllas más sencillas de elaborar y con ingredientes más fáciles de encontrar. Botiquín casero, glosario de términos, bibliografía seleccionada así como lugares donde conseguir materias primas son otros capítulos que enriquecen el libro y facilitan la aplicación práctica para la elaboración casera de los remedios.
No me resisto a señalaros una perla del libro, como por ejemplo el Agua del Carmen, cuya receta original data de 1610 y su autoría se atribuye a los Carmelitas Descalzos, usada tradicionalmente contra ataques de nervios o histeria, cambios de carácter, exageración de sentimientos, alteraciones físicas y psíquicas. Cura los síntomas del estrés y los trastornos gastrointestinales y nerviosismo. Cuenta la historia que alegraba y confortaba el corazón y los malestares del alma. La botella de Agua del Carmen estuvo en los hogares españoles muy presente hasta el siglo pasado.

Sólo para terminar os recomiendo muy encarecidamente la lectura de este libro, que es un tesoro, que merece ocupar un lugar privilegiado entre nuestros manuales de consulta y estudio, y que por su valor, debiéramos de dejarlo en herencia a nuestros hijos.
Gracias, Palmira.

(* las imágenes son extraídas de la presentación del libro en Madrid, a cargo de su autora)












Crema Nubes, el regalo para una piel sensible


Esta crema hidratante y reparadora está compuesta por tres plantas que cuidan especialmente a las pieles sensibles, las pieles con dermatitis, pieles secas que se irritan y escaman con facilidad: la manzanilla, el aloe vera y la caléndula.

También ofrece buenos resultados para calmar la piel afectada por inclemencias del tiempo o para después de la depilación. 

Muy suave y de rápida absorción.

El oleato de manzanilla aporta a esta crema sus propiedades antisépticas, descongestionantes y cicatrizantes. Suaviza e hidrata la piel, calma los picores y la descamación, así como ayuda a la regeneración celular. Es antiinflamatorio y calmante, por lo que está especialmente indicado en pieles irritadas y sensibles. 
Además, tiene la virtud de realzar las propiedades de otras plantas medicinales cuando se encuentra mezclada con ellas.

El aceite de caléndula tiene propiedades antisépticas, bactericidas, antiinflamatorias, hidratantes y tónicas. Es antioxidante y aporta elasticidad y suavidad a la piel.

El aceite de aloe vera tiene un gran poder regenerante y cicatrizante. Todos ellos tienen propiedades purificantes, antisépticas y antibacterianas, por lo que son ideales para tratar infecciones cutáneas como el acné porque no solo desinfecta la piel sino que ayuda a que cicatrice mejor y más rápido. 

Ingredientes: Hidrolato de nerolí, Oleomacerados de manzanilla, caléndula y aloe vera, ceras vegetales, aceite esencial de lavanda, vitamina E. y Cosgard -conservante ecológico certificado.








Alcohol de romero, el genuino



Este es el alcohol de romero auténtico, el genuino, el original, el natural, y como podéis comprobar simplemente por su tonalidad, no tiene nada que ver con el que se encuentra a la venta en algunos establecimientos, además de que su potencia y propiedades se manifiesta en su máxima expresión cuando es casero y natural.

Sus ingredientes son bien sencillos: alcohol de 96º y hojas, flores y tallos frescos de romero -Rosmarinus officinalis-. Planta cultivada sin productos químicos, y lejos de zonas contaminadas.

Sus beneficios terapéuticos son innumerables. Sirva este post para reivindicar el poder del romero, que, por su cercanía y humildad, muchas veces pasa desapercibido, en favor de otras plantas foráneas que se ponen de moda. 

Nos lo encargaron para dar friegas en el pecho y espalda, en caso de catarros, gripes o resfriados, pero ya sea a modo de fricción o en compresas, tradicionalmente ha demostrado su utilidad en uso externo para los siguientes trastornos:

- dolores musculares, articulares,  reumáticos, neuralgias,
- para lumbalgias, torceduras, golpes y contusiones que no sangren,
- piernas pesadas, varices y trastornos circulatorios,
- como masaje relajante para la zona cervical,
- contra la celulitis, la dermatitis seborreica, la gota,
- para prevenir las úlceras de decúbito en personas encamadas,
- antiparasitario para las mascotas,
- incluso como masaje tonificante.

Utilízalo con seguridad y evita estas contraindicaciones:
  • No lo utilices si estás embarazada, tienes alergia o sufres de epilepsia.
  • No ingieras el alcohol de romero bajo ningún concepto, salvo que hayas utilizado vodka u otro alcohol apto para el consumo humano en su preparación.
  • Si te das friegas, piensa que el alcohol reseca bastante, así que no te olvides de la crema hidratante.
  • No lo apliques sobre la piel irritada o dañada, porque empeorarás la situación. Opta entonces por infusiones, geles o cremas con unas gotas de aceite de romero.
  • Aunque lo verás en muchos sitios, el alcohol de romero no sirve para el cabello. Se confunde la infusión o el aceite de romero con el alcohol, aunque no es lo mismo. El alcohol puede dañarte y resecarte el cuero cabelludo, así que evítalo en esa zona. 





Taller de destilación de plantas aromáticas y elaboración de colonias naturales


El Taller de destilación de plantas aromáticas y medicinales, con alambique es todo un descubrimiento!!!  Es un descubrimiento porque hay un gran desconocimiento acerca del funcionamiento del alambique, de su historia, su origen, su mecanismo físico de arrastre por vapor de agua, de sus misterios, y de la magia de contemplar in situ cómo las plantas nos regalan sus principios activos, sus moléculas aromáticas y terapéuticas gota a gota. Después de este taller, la destilación en alambique no tendrá secretos para ti!.

Hablaremos largo y tendido de los aceites esenciales y de los hidrolatos, que podremos probar. Haremos ejercicios y prácticas divertidas y aromáticas.
Entraremos de lleno en el reino del sentido del olfato. ¿Quién no recuerda la película "El perfume", con la impecable recreación histórica de la Francia del siglo XVIII?. La película retrata de forma excepcional el momento histórico de evolución en la creación de los perfumes: del enfleurage a la destilación.
Sin desvelar la sorpresa, un ejercicio del Taller trata sobre la construcción de los perfumes, y las notas aromáticas y olfativas. 
No podemos dejar de recordar la mesa olfativa del perfumista italiano Giuseppe Baldini (representado por Dustin Hoffman), con todas las esencias colocadas en semicírculo y escalonadas.... 
Esto tiene que ver con la segunda gran sorpresa de este taller: aprenderemos a elaborar colonias y fragancias naturales, con recetas caseras, que aportamos en un cuadernillo elaborado con esmero, y con la elaboración en vivo y en directo, por cada uno de los asistentes, de una de las primeras colonias europeas, que os llevaréis de regalo. 

Al finalizar el curso viviremos el final del proceso de destilación, con la obtención en vivo y en directo del aceite esencial y el hidrolato que se obtiene de la planta destilada. 
Como novedad respecto de otros talleres, os podréis llevar también de regalo un poco de ese hidrolato recién destilado, lleno de propiedades terapéuticas y cosméticas, de las que hablaremos en el taller.

Y despediremos la tarde con un dulce e infusión.

Ven a disfrutar con nosotros de esta experiencia aromática!